Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Que la bomba atómica lanzada sobre Hisoshima, Japón, mató instantáneamente cerca de 45.000 personas, no hay duda. Pero hay asuntos que todavía no se resuelven: ¿cuánta radiación recibieron esas personas?


Un estudio aparecido en Plos One analizó un hueso, mandíbula, de una persona que vivía a solo 1,5 kilómetros del centro de la explosión.

El análisis arrojó un resultado aterrador: la dosis de radiación que recibió esa persona fue de 9,46 grays. Un gray (Gy) es la absorción de un julio de energía de radiación por kilo de materia, que en este caso es el hueso.

“Cerca de la mitad de esa dosis, 5 Gy, es fatal si todo el cuerpo está expuesto”, explicó el coautor Oswaldo Baffa, profesor de la Universidad de Sao Paulo Escuela de Filosofía y Ciencia.

En comparación una radiografía por abdominal con tomografía usa 0,7 mili Grays. Estudios previos han analizado otros aspectos de la fatídica bomba, como la radiación por el polvo nuclear que queda y cómo afectó la salud y el ADN.

Esta es la primera vez, de acuerdo con los investigadores, que se usa un hueso de una víctima como dosímetro, una herramienta que permite medir la dosis absorbida de radiación ionizante.

Cuando Estados Unidos arrojó la bomba, esta explotó a unos 580 metros sobre la ciudad y la persona cuya mandíbula fue estudiada estaba a unos 1.500 metros del hipocentro de la bomba, el punto donde explotó.

La medición obtenida en este estudio es la más confiable hasta la fecha, aunque los científicos están en camino de evaluar una nueva metodología unas mil veces más sensible.

Fuente: ELCOLOMBIANO.COM

gifgooglenews