Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Imperio Romano fue una época próspera de esplendor cultural. Sin embargo, su caída podría estar planteada por su propia existencia. El enorme territorio abarcado se fragmentó cuando se dio este cambio en la historia. El comercio disminuyó, así como la población


Los historiadores dicen que se trata del retroceso más grande de la humanidad. Si bien existen muchas hipótesis para este suceso, ahora se agrega uno más: el cambio climático.

¿Cómo pudo afectar?

Las principales hipótesis para la caída del Imperio Romano son políticas, sociales y militares, pero en este caso estamos hablando de algo relacionado con la naturaleza. El cambio en el medio ambiente tuvo que ver también con cambios sociales, procesos naturales imprevistos y la economía. Muchos creen que el cambio climático comenzó con la era industrial, pero en realidad surgió hace muchos años más. Si bien en la actualidad se ha acelerado enormemente, no es algo nuevo.

El cambio en la órbita, los ciclos solares y las erupciones volcánicas son algunas de las cosas que pueden alterar nuestras vidas. Una sociedad agraria como la romana se basaba en climas húmedos, estables y cálidos. Fue en el siglo VI que comenzaron los cambios reales, justo cuando el Imperio estaba asediado por enemigos como los persas.

Durante esa época también comenzó una actividad volcánica intensa y las temperaturas bajaron en lo que se conoce como una Pequeña Era de Hielo que duró 150 años. Esto obviamente cambió la producción y el modo de vida.

También causó enfermedades

Fue en esa época que el cambio climático, con la ayuda de los intercambios comerciales y los viajes, ocasionó las enfermedades más crueles, desde la malaria a la peste bubónica. Esto en conjunto con las pésimas condiciones implicó la muerte de millones de personas, muchas más que las guerras.

gifgooglenews