Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los crímenes 'de honor' se están convirtiendo en una práctica cada vez más habitual en los núcleos urbanos de Pakistán, según informa The Guardian. En los últimos meses se han producido varios casos de esta práctica en la ciudad de Karachi, que es la más poblada del país y se encuentra en el sureste de Pakistán


El pasado 14 de agosto Ghani Rehman, un adolscente de 17 años, y Bakht Taj, una chica de 15, fueron electrocutados y torturados hasta la muerte por cometer crímenes 'de honor' en Karachi, provincia de Sindh, Pakistán, informa el medio local Daily Times. Los jóvenes tenían una relación y el padre de la chica consideró esto como una deshonra hacia su familia.

El asesinato 'de honor', conocido en Pakistán como 'karo-kari', es el crimen de una persona, habitualmente mujer, a manos de uno o varios miembros de su familia, quienes consideran que la víctima ha deshonrado a la familia con su comportamiento. A pesar de que el 'karo-kari' es un delito penado, las autoridades suelen "no investigar ni sancionar a los responsables", según apunta un estudio de Amnistía Internacional. Asimismo, las víctimas de esta práctica suelen registrarse como suicidios o muertes en accidentes.

El aumento de asesinatos de adolescentes por este motivo muestra que cada vez hay un porcentaje mayor de familias pobres con fuertes valores conservadores. Pese a que esta práctica es ilegal en Pakistán, se calcula que mueren más mujeres por crímenes 'de honor' que civiles pakistaníes en actos terroristas.

La Comisión de Derechos Humanos en Pakistán ha indicado que, en promedio, hubo 650 víctimas al año por crímenes 'de honor' durante la pasada década, en su mayoría mujeres.

Fuente: RT

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana