Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Este 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y nos preguntamos si repetimos los mitos que intentan invisibilizar ese fenómeno


¿Alguien debería preguntarse por qué conspiraban? ¿Por qué se atrevieron a disentir? ¿Por qué una de ellas 'provocó' con su belleza a un dictador?

A 57 años del asesinato de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, ordenado por la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, parecería un atrevimiento hacer esos cuestionamientos. Pero para muchas mujeres que hoy son víctimas de la violencia, ese tipo de preguntas son dardos frecuentes.

Los datos que maneja la Organización de las Naciones Unidas (ONU) son alarmantes: una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia física y sexual, el 35 % de ellas a manos de un compañero sentimental. Uno de cada dos feminicidios fueron perpetrados por sus parejas.

La defensora de Derechos Humanos y miembro del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) en México, Omaira Ochoa, considera que aunque hay avances en la legislación internacional para la protección de las mujeres, los retos para lograr su adecuada implementación son enormes.

Más allá del marco normativo, Ochoa insiste en la necesidad de que los Estados asuman su responsabilidad y apliquen políticas públicas que permitan a las mujeres ejercer sus derechos a la salud, a la educación y a la cultura, porque los esfuerzos "han sido insuficientes" y, en esa debilidad, las víctimas quedan "en situación de doble vulnerabilidad".

Sin embargo, la tarea más difícil está en erradicar las causas menos visibles de esa violencia, las que están tan enraizadas en la cotidianidad que cuesta advertir su carga de agresión, las que habitan en el lenguaje y se perpetúan algunos mitos. ¿Repite usted alguno de ellos?

"La violencia afecta más a los hombres"

Uno de los argumentos más utilizados por muchos hombres para 'denunciar' lo que consideran un exceso de atención a la violencia de género es que "en el mundo mueren más hombres que mujeres".

Esa es una verdad a medias. Omaira Ochoa destaca que, si bien los hombres son víctimas de una violencia sistemática innegable relacionada con guerras, conflictos armados, exclusión social o accidentes automovilísticos, "derivadas del propio sistema patriarcal", no mueren a manos de las mujeres. En sentido contrario, las féminas no pueden decir lo mismo.

La mitad de los feminicidios en el mundo fueron perpetrados por las parejas sentimentales de las mujeres, una situación que se dio únicamente "en uno de cada 20 hombres&n