Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hitler y Sadam Husein conversan en una cafetería. Parece el comienzo de un chiste pero no lo es. En los territorios palestinos, existe la costumbre de poner a los hijos los nombres de personas conocidas


Hitler Abu Hamad cree que es el único con este nombre en los territorios palestinos y no se enorgullece de ello. Pudo haberlo cambiado, pero se ha resignado a vivir con él. "No existe ninguna relación entre mi nombre y lo que hizo Adolf Hitler. Sus acciones me horrorizan", explica en su casa de Hebrón, en Cisjordania.

"Soy contrario al asesinato, a la violencia, a las violaciones de los derechos humanos. Pero me he acostumbrado a este nombre. Forma parte de mi personalidad", añade este profesor de 41 años. La elección del nombre de uno de los personajes más odiados del siglo XX está relacionada con el conflicto israelí-palestino.

Cuando nació, su padre, en protesta contra la ocupación israelí, quiso elegir el nombre del instigador del genocidio judío, en el que seis millones de personas murieron en condiciones atroces. "Mi padre me puso este nombre a modo de provocación", explica. "No era un gesto político, era un hombre sencillo que cometió un error. Quería que mi nombre hiciera reflexionar a los ocupantes", afirma Hitler Abu Ahmad.

Otros nombres que ocasionan problemas 

Muchos palestinos pusieron a sus hijos el nombre de Yaser Arafat, su líder. Otros el de Castro, Che Guevara, Chávez..., personalidades latinoamericanas que han apoyado su causa. En Hebrón también vive un Carter Abu Isneyna, en referencia al expresidente estadounidense Jimmy Carter, que intentó convencer a Israel de poner fin a la ocupación y lideró las negociaciones de paz de Camp David entre Israel y Egipto. 

Qais Hussein Omar nació en 1976 con otro patronímico: Sadam Husein. Él cuenta que, por culpa de este nombre, unos soldados israelíes lo molieron a golpes y tuvo que ser hospitalizado. "Mi nombre es fuente de sufrimiento psicológico y físico". También se encontró con dificultades en otros países, por lo que hace siete años decidió cambiarlo. 

Entre los árabes israelíes (los palestinos que se quedaron en sus tierras cuando se creó Israel en 1948) hay casos parecidos. Un habitante de Haifa, en el norte de Israel, se llama Jules Jammal, un héroe militar sirio de la crisis de Suez en 1956. "Estoy contento con mi nombre", declara.

Fuente: AFP

gifgooglenews