Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La economía juega un papel clave en el proceso independentista catalán. Los números son uno de los principales argumentos que esgrime el sector soberanista a la hora de defender la secesión. En especial, los que evidencian que su región aporta a las arcas españolas más de lo que recibe a cambio


Los contrarios a la independencia también recurren —y hoy más que nunca— a cifras para tratar de contener el anhelo soberanista. El resultado son dos bandos que se acusan mutuamente de manipular datos y pintar escenarios irreales.

Según a quien se haga caso, Cataluña será un país próspero o fallido y España quedará dañada por la secesión.

Pero, como explica el presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), José Luis Feito, cuando dos partes que forman una sola entidad se separan, es inevitable que ambas pierdan algo.

Lo que pierde Cataluña 

La pertenencia a la Unión Europea

La gran mayoría de estudios sobre qué repercusiones tendría la independencia en la economía catalana toman como base una Cataluña que permanece en la Unión Europea (UE). O, por lo menos, en el Espacio Económico Europeo, que da acceso al mercado único sin necesidad de pertenecer a ese bloque supranacional.

Sin embargo, la UE ha advertido en muchas ocasiones que eso no sucederá: si Cataluña se convierte en un nuevo Estado, deberá solicitar su ingreso a la institución y cumplir las condiciones rigurosas que esta exige. Un proceso que demora años.

El gobierno catalán cree que este es un discurso que, en la práctica, la UE no llegará a aplicar. Aunque no hacerlo establecería un precedente que otras regiones con reclamos parecidos al catalán —como la Baviera alemana o la Lombardía italiana— podrían intentar aprovechar.

Abandonar la UE sería una de las pérdidas más grandes para Cataluña, ya que dejaría de tener acceso a un mercado en el que las personas y los bienes pueden moverse libremente sin necesidad de visados o tasas aduaneras.

Las empresas y universidades tampoco podrían participar en programas europeos de investigación, que suponen una importante fuente de financiación para muchos científicos.

Por ejemplo, Cataluña tiene asignados 1.521 millones de euros (US$1.784 millones) en ayudas de los Fondos Estructurales y de Inversión para el periodo 2014-2020, según datos de la UE.

La Eurozona

La Generalitat —el ejecutivo catalán— dice que Cataluña no dejará de utilizar el euro incluso si queda fuera de la Eurozona.

Como hace Ecuador con el dólar estadounidense, el gobierno catalán lo declararía moneda de curso legal para dar "seguridad jurídica a las transacciones empresariales de sus compañías".

Así lo estipulan los informes elaborados por el Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN), el organismo que la Generalitat creó para estudiar y diseñar el camino a la fundación de un nuevo Estado.

Feito, en cambio, considera esto "imposible". El presidente del IEE, cuya sede está en Madrid, auguró que una Cataluña independiente nacería con una fuga de empresas y capitales que no le permitiría hacer frente a pagos como los sueldos de sus funcionarios "ni los primeros 100 días".

"Nadie le prestaría en euros al Estado catalán, así que tendría que imprimir su propia moneda y esta sería brutalmente inflacionista", aseguró a BBC Mundo.

"Al no ser miembro de la Eurozona, su deuda no se podría utilizar como colateral para pedir financiación al Banco Europeo", afirmó.

El economista cree que el mercado "no le va a dar opción" a la Generalitat y que esta "pondrá un corralito para que no se vayan los euros y hasta los catalanes independentistas intentarán sacar su dinero de los bancos".

Utilizar una moneda extranjera significa no poder influir sobre los tipos de cambio ni los de interés. También puede encarecer las exportaciones, reduciendo así la competitividad.

El Banco Central Europeo

Al quedar fuera de la Eurozona, Cataluña perdería la red de seguridad que supone el Banco Central Europeo (BCE), que durante la crisis rescató a varias entidades españolas.

Poco tiempo después de que Puigdemont anunciara que declararía la independencia de forma unilateral, dos de los bancos catalanes más grandes, el Banco Sabadell y CaixaBank, decidieron trasladar su sede a otras regiones de España.

Si bien esta acción no tiene efectos a nivel de impuestos ni implica el traslado de empleados, frenó un poco la caída en Bolsa que venían sufriendo a raíz del referéndum.

La economía

Según el gobierno catalán, su región aporta a las arcas españolas más de lo que recibe a cambio. En concreto, 16.000 millones de euros (unos US$18.766 millones), lo que supone un 8% de su PIB.

"Esto no quiere decir que Cataluña vaya a ganar de forma inmediata 16.000 millones de euros", puntualizó el profesor del máster en Fiscalidad de la UPF Barcelona School of Management, Albert Sagués.

Existen gastos que de momento asume España, como el del ejército, la seguridad social y las jubilaciones. Según los cálculos de Sagués, una vez descontados, a la Generalitat le quedaría un superávit de 8.000 millones de euros.

El gobierno central admite que Cataluña tiene un saldo fiscal negativo, pero lo sitúa en el 5,02% del PIB en vez del 8%, según los datos del Ministerio de Hacienda. Es decir, unos 9.900 millones de euros (unos US$11.500).

Boicot y fuga de empresas

Los informes, incluso los de la Generalitat, dan por sentado que la producción del nuevo país sufrirá un boicot por parte de España. La razón es que ya hay un antecedente.

En 2004, el líder de un partido independentista hizo declaraciones contra la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2012. Esto desató en el resto de España un boicot contra la industria del cava, un vino espumoso típico de Cataluña.

Precisamente una marca de este sector, Freixenet, anunció el viernes que estudiaba trasladar su sede social fuera del territorio catalán.

Al menos siete grandes compañías ya lo han hecho, entre ellas, una de las energéticas más grandes del país: Gas Natural Fenosa, que aseguró que se trata de una medida "temporal".

"Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia, habrá una salida importante de empresas, lo que causará una daño gravísimo a Cataluña", aseguró en la radio nacional el presidente de Freixenet, José Luis Bonet.

Lo que pierde España 

Su región más próspera

Tras una grave crisis que se extendió durante casi una década, España aún no se ha recuperado por completo. Cerca de cuatro millones de personas no tienen empleo y más de la mitad lo busca desde hace al menos un año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Si se descuenta a los catalanes, el número de desocupados españoles aún sería alto: 3.416.900 personas. Una situación que se agravaría si el país pierde su región más rica.

Cataluña registró el año pasado un PIB récord: 223.629 millones de euros (unos US$261.500 millones). Una cifra por encima de la economía de Ecuador y que duplica la de Panamá.

La independencia le costaría a España entonces decir adiós al 19% de su PIB y el 18,4% de sus empresas. El resultado sería un Estado "más pobre", admitió el presidente del IEE. El PIB per cápita caería unos US$1.000 hasta los 23.250 euros (unos US$27.219), según los cálculos de Sagués.

Cataluña aporta unos 70.300 millones de euros (unos US$82.300) a las arcas españolas, más que el resto de regiones, según los datos del Ministerio de Hacienda más recientes (2014).

De estos, el gobierno central se queda con unos US$11.500 que utiliza para ayudar a áreas más pobres como Extremadura o las ciudades de Ceuta y Melilla. "En otras palabras, España hace negocio", opinó Sagués.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se mostró preocupado el viernes por la situación. Si bien consideró que "las perspectivas actuales para España son positivas", afirmó que si se prolongan las "tensiones políticas en Cataluña podrían lastrar la confianza de la inversión y el consumo".

Innovación y emprendimiento

Cataluña es una región que ha invertido mucho en I+D y ha desarrollado industrias pioneras en España. De las 108.963 publicaciones científicas producidas por universidades españolas entre 2006 y 2015, un 25,68% salieron de Cataluña. Le sigue Madrid, con casi seis puntos porcentuales menos (19,91%), según los datos de la Alianza 4 Universidades.

La ciudad de Barcelona ocupa además el quinto lugar en Europa en materia de startups, una posición por delante de la capital española.

El año pasado, las empresas de esta capital catalana captaron 282 millones de euros (unos US$330 millones), lo que representó el 56% del total de las inversiones realizadas en España.

Infraestructuras

Con la salida de Cataluña, España perdería el puerto más importante del Mediterráneo: el puerto de Barcelona. Con 22 kilómetros de muelles y amarres, en 2016 tuvo un tráfico de toneladas superior a los 48 millones.

El puerto resulta clave también para el turismo: casi cuatro millones de pasajeros pasaron por ahí el año pasado. Además, cruceros como el Harmony of the Seas, el más grande del mundo, lo tienen de base.

Patrimonio cultural y turismo

España es una potencia turística y el año pasado batió récords con 75,3 millones de visitantes extranjeros, casi un 10% más que en 2015.

Pero casi una cuarta parte (el 22,5%), tiene como destino Cataluña, que en 2016 recibió a 17 millones de viajeros foráneos. Unos cuatro millones menos que la región que ocupó la segunda posición: las islas Baleares.

Fuente: BBC

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana