Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El número de personas en el mundo forzadas a abandonar sus hogares a causa de la guerra, la violencia o la persecución alcanzó en 2016 la cifra histórica de 65,6 millones, unas 300.000 personas más que el año anterior, según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)


En su informe 'Tendencias mundiales de desplazamiento forzado', que se presenta anualmente la víspera del Día Mundial del Refugiado (20 de junio), la agencia explica que esta cifra significa que una de cada 113 personas en el mundo está desplazada actualmente. Es decir, si todas estas personas formaran un país sería el tercero más grande de Iberoamérica, después de Brasil y México, y el 24º del mundo. 

Siria, Colombia, Afganistán, Irak y Sudán del Sur, los países con más desplazados

"Es triste que sigamos batiendo récord de desplazamientos, que las cifras sigan aumentando, que en dos décadas hayamos visto que se duplican las cifras de desplazados forzosos de hombres, mujeres y niños, que han tenido que dejar absolutamente todo para poner sus vidas a salvo", ha afirmado María Jesús Vega, portavoz de ACNUR en España.

De los 65,6 millones de personas en situación de desplazamiento forzado en todo el mundo en 2016, dos terceras partes, es decir, 40,3 millones de personas son desplazados dentro de su propio país; 22,5 millones son refugiadosen otros países; y 2,8 millones de personas son solicitantes de asilo.

En este sentido, Siria sigue siendo el país con más refugiados y desplazados internos del mundo, con 12 millones en total, casi dos tercios de su población. Además, sin tener en cuenta la prolongada situación de los refugiados palestinos desplazados por décadas, los países con más población forzada a abandonar sus hogares son Colombia(7,7 millones), Afganistán (4,7 millones), Irak (4,2 millones) y Sudán del Sur, el país que experimentó el crecimiento más rápido de desplazados: 3,3 millones habían huido de sus hogares a finales de 2016.

Una persona desplazada cada 3 segundos