Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La supuesta falta de consideración de una agencia de "casting" a un grupo de modelos, forzadas a esperar a oscuras en una escalera durante la Semana de la Moda en París, suscitó nuevas críticas sobre las condiciones en que trabajan estas jóvenes


A las polémicas en torno a la delgadez y a la corta edad de las modelos, se suma ahora el maltrato denunciado por el reputado director de "casting" James Scully. 

En Instagram, este estadounidense acusó a dos de sus competidores de haber tratado de forma "sádica y cruel" a unas 150 modelos, en un mensaje muy retomado por los medios.

El grupo debió esperar en una escalera a oscuras antes de pasar la selección para el desfile -previsto para este domingo- de Balenciaga, que al conocerse los hechos anunció haber puesto fin a su contrato con la agencia.

Dos modelos afirmaron a la AFP que esperaron más de tres horas, sin acceso a los aseos. "Fue el peor casting que jamás he pasado", declaró la exmodelo de Gucci Anna Vivchar, de 19 años, que decidió irse. "Todo el mundo estaba nervioso y enfadado".

Una versión desmentida por una de los responsables del "casting", Maida Gregori Boina, que afirmó que las modelos "no esperaron ni una hora a oscuras", atribuyendo esta situación a un corte de luz en la sede de Balenciaga en París.

"Durante todo el casting, garantizamos la mayor comodidad posible dadas las condiciones provistas", declaró Gregori Boina, una figura destacada en el mundo de la moda, al sitio especializado "Business of fashion".

Una carrera corta 

"Balenciaga reaccionó como debía. Se disculparon y nos enviaron flores", dijo a la AFP Anna Vivchar. Con hasta 13 "castings" al día, "normalmente solo esperamos alrededor de media hora", explicó una modelo ucraniana, Elizabeth Pentsarska, de 17 años, que ha desfilado para Chanel.

Para Isabelle de Saint-Félix, secretaria general del Sindicato Nacional de Agencias de Modelos (Synam), la rescisión del contrato por parte de Balenciaga, propiedad del grupo Kering, suena como una "advertencia".

"Puede ser la ocasión de mejorar un poco la situación", que "se ha deteriorado desde hace cuatro o cinco años", dijo esta responsable. Este sindicato afirma que ha venido alertando al respecto en los últimos año