Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Donald Trump, actual presidente de los Estados Unidos, firmó un decreto que prohíbe que los fondos estatales sean destinados a organizaciones internacionales que facilitan el camino a aquellas mujeres que desean abortar


Sin duda es una política bastante polémica que generó diferentes debates y el ida y vuelta del Estado. Con la llegada de Trump, lo que había vuelto a ser una realidad durante 8 de la mano de Obama, deja de existir. Y eso no solo repercute a nivel nacional sino también en todo el mundo.

Sin duda la medida de Trump puso en el tapete un tema muy polémico. ¿Cuál es la situación que enfrenta actualmente América a nivel de regulación del aborto?

Uruguay: pionero en Latinoamérica

En noviembre del 2012, en Uruguay comenzó a regir la ley de interrupción voluntaria del embarazo que permite a las mujeres abortar hasta las 12 semanas de gestación. Antes de tomar la decisión tiene que pasar por un equipo multidiscplinario que la informe sobre cómo es abortar pero, además, las posibilidades que tiene de ser madre o de dar en adopción. Esta ley surge con la idea de brindarle a una mujer las herramientas para que decida libremente, informada y de manera consciente lo que quiere para su cuerpo y su vida.

Muchas redes feministas trabajan juntos y toman a Uruguay, y a esa ley, como un ejemplo.

Si bien Uruguay fue el primer país de Latinoamérica que permitó la interrupción voluntaria del embarazo, Estados Unidos fue el pionero en toda América: en el 73 legalizó el aborto durante el primer trimestre del embarazo. 

Chile en 2016 aprobó el aborto por tres causales: embarazo por violación, grave riesgo de muerte materna e incompatibilidad del feto con la vida extrauterina. El aborto por tres causales está determinado en la mayoría de los países latinoamericanos y Chile da un gran paso al aprobarla. La resolución de 2016 hizo historia.  

Argentina, Colombia y México también permiten el aborto por las tres causales. El Salvador, por su parte, tiene completamente prohibido el aborto e incluso hay mujeres presas y condenadas a 30 años por realizarse un aborto, sin importar cuál fue la razón.

Más allá de los avances en materia legal. El 97% de las mujeres de América Latina y el Caribe viven en países donde el aborto es restringido o prohibido. Es decir, solo el 3% de las mujeres pueden realizarse abortos sin restricciones.

Números escalofriantes

6,5 millones de abortos: ese se estima que fue el número de interrupciones voluntarias del embarazo en América Latina y el Caribe entre 2010 y 2014. Un número mucho más alto que los cuatro primeros años de los 90: 4,4 millones.

Además, el 10% de la muertes maternas anuales se deben al aborto clandestino. No solo eso, 760.000 mujeres reciben tratamientos por complicaciones surgidas en el aborto en la clandestinidad.

El aborto está prohibido en muchos países, aunque en variadas ocasiones permiten interrumpir el embarazo por las tres causales más comunes. Sin embargo, la clandestinidad está provocando que muchas mujeres mueran y otras tantas se vean afectadas emocional y físicamente. 

gifgooglenews

americanenglishcompany