Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es muy difícil hablar de genocidio y no pensar en la masacre de judíos de la Segunda Guerra Mundial ejecutada por los nazis y orquestada por su líder, Adolf Hitler. Ese fue el mayor genocidio en desangrar a nuestra humanidad. Millones de personas fueron torturadas, abusadas y asesinadas solo por ser judíos


Pero lo cierto es que antes del Holocausto de la Segunda Guerra Mundial hubo otro genocidio. No fue en Europa. Fue en África, más en concreto, en Namibia. Pero también estuvo en manos de los alemanes. Y se cree que fue la antesala del genocidio judíoy que, de hecho, en él se inspiró el líder nazi.

Entre 1904 y 1907 se ejecutó la destrucción de los pueblos Herero y Nama del suroeste de África a manos de los alemanes. Inicialmente, ambos pueblos estaban compuestos por 100.000 personas. Pero, luego de los tres años fatídicos, solo quedaron 20.000, es decir, el 20 % del total de la población. En otras palabras: 80.000 personas habían fallecido en manos de los alemanes.

Estas cifras no son comparables a los millones de muertes de judíos que acarreó la Segunda Guerra Mundial. Por este motivo, hay muchos historiadores que consideran que lo ocurrido en África no fue un genocidio con todas las letras. Pero a otros expertos esa conclusión les genera ruido: este pueblo estuvo a punto de desaparecer. El porcentaje de muertes fue MUY alto. ¿Qué hubiese pasado si el genocidio hubiera seguido algunos años más?

Incluso existió una “marcha de la muerte”. ¿Cuál era su objetivo? Terminar con todos los hereros. Esta población se vio obligada a emigrar al desierto de Omaheke y abandonar su ciudad Así, morirían de hambre y de sed.

Muchos sobrevivieron y fueron llevados a campos de concentración para terminar de concretar el exterminio. El plan fracasó: 20.000 hereros sobrevivieron.

Este pueblo era una colonia alemana. En 1904, sus ciudadanos decidieron rebelarse para convertirse en un pueblo libre. Como consecuencia, 150 alemanes fueron asesinados y un nuevo teniente general llegó a África. Con él, fueron 14.000 soldados, listos para despertar el terror. En este marco, estas fueron las palabras de Trotha:

“Cualquier herero encontrado dentro de la frontera alemana, con o sin un arma, será ejecutado. No voy a escatimar. Las mujeres y los niños también serán ejecutados (...) Creo que la nación como tal debe ser aniquilada”.

Como podemos ver, hay muchos puntos de conexión con el Holocausto judío: los campos de concentración, el exterminio, el trabajo forzado pero, sobre todo, la concepción de que la raza mixta en África era inferior que los alemanes, los europeos, la raza aria y pura.

americanenglishcompany