Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Turquía, un país musulmán, se convirtió en un blanco fácil, no solo para ISIS sino también para otros grupos terroristas. Como consecuencia de estos ataques, Turquía se ha vuelto un territorio hostil: su turismo se ha reducido y hay un temor constante por sufrir más atentados


Ahora bien, nuestra pregunta es: ¿por qué Turquía es el país que más padece el terrorismo, aun siendo un país musulmán? La respuesta es más sencilla de lo que creemos…

Tras sufrir un atentado terrorista en la primera noche del año, Turquía pensó que ya había pasado lo peor. Sin embargo, el 5 de enero todo volvió a oscurecerse.

¿Qué sucedió? Uno o dos coche bombas -todavía no se sabe con exactitud- explotaron cerca de un tribunal de la ciudad de Esmirna, una de las más grandes de Turquía.

El resultado hasta el momento es de 10 personas heridas, debido a que una gran cantidad de jueces y abogados estaban en la entrada del instituto en ese momento. No se cuenta con información de muertes.

Luego del ataque hubo un tiroteo entre la policía y los sospechosos. Dos de los atacantes fallecieron, pero se sospecha que un tercer atacante se fugó.

Lo cierto es que este país musulmán está cambiando y se ha convertido en un blanco para los grupos terroristas. Con Grecia, Bulgaria y Rumania de un lado, y del otro Irán, Iraq, Siria, sin duda, Turquía no tiene el camino fácil; el hecho de estar a mitad de camino entre Oriente y Occidente dificulta todavía más su situación.

Turquía está en una encrucijada: cuanto más combata ISIS, más ataques tendrá en su territorio. ¿Por qué? Porque los países donde se encuentran los seguidores de este grupo terrorista son fronterizos de Turquía y atacar a este país les resulta, por tanto, mucho más sencillo.

Erdoğan y el conflicto con los kurdos

Los kurdos son uno de los grupos étnicos más grandes de Medio Oriente. Antes del gobierno de Erdoğan, el país era reacio a ayudarlos y esta actitud se intensificó todavía más con la llegada de este líder político. Además, muchos de los kurdos son acusados de ayudar a la PKK, un estado independiente de Turquía que se enfrenta al gobierno a través de una lucha armada.

Muchos de los ciudadanos de este país están enfadados con su presidente porque no quiere hacer la paz con los kurdos y tampoco con el PKK. Estos enfrentamientos, se cree, pueden estar potenciando los ataques de otros grupos terroristas.

Pero… hay un problema: los kurdos, y no la PKK que es un grupo armado, está dispuesto a luchar contra ISIS. Estados Unidos, incluso, está aliado a los kurdos de Siria porque ellos pueden ayudarlos a luchar contra el Estado Islámico. El inconveniente es que desde Turquía no se quiere apoyar a este grupo étnico porque se lo considera como un grupo terrorista: “A ojos de Turquía, Estados Unidos está ayudando a una organización terrorista para luchar contra otra organización terrorista”, explicó Taspinar.

Según la NBC en Turquía, al igual que en Siria, se está desarrollando una guerra civil entre turcos y combatientes del Estado Islámico. Esta realidad, no obstante, todavía no es evidente para todos los ciudadanos y esto es lo más peligroso. Además, Turquía tiene un vacío legal y no puede reprimir a los combatientes de ISIS dentro de su territorio.

Hasta el 2015-2016, el presidente de Turquía consideraba que eran más amenazadores los integrantes del PKK que los de ISIS. Sin embargo, varios funcionarios están en desacuerdo con esta postura. Y, quizá, con la gran cantidad de atentados que hubo en esos años, el pensamiento de Erdoğan también haya cambiado. 

Turquía está atravesando un mal momento económico, político y también social: los terroristas de ISIS no dudan al atacarlos, a pesar de que sean un país musulmán. Su amigable postura frente a Occidente está generando odio y su ubicación geográfica tampoco le ayuda a salir adelante.

gifgooglenews

americanenglishcompany