Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La guerra contra los narcotraficantes tomó otro rumbo en México. Ciudadanos sin vinculación con las drogas comenzaron a ser lastimados y asesinados


Ayotzinapa fue el caso con más resonancia pública, pero además de esas 43 personas desaparecidas, en el país desaparecen y mueren por día, por mes y por año, muchísimas personas. Muchas de ellas inocentes. ¿Qué está pasando en México?

La desaparición de los 43 estudiantes fue un verdadero golpe para México y el mundo. Los medios solo hablaban de eso: dónde estaban, qué había pasado y si estaban muertos o no. Hubo tantas contradicciones dentro del gobierno, que autoridades e investigadores externos llegaron a México para descubrir qué había pasado.

Las autoridades de México finalmente declararon que los cuerpos habían sido quemados. Sin embargo luego de que expertos en incendios hayan ido al país a investigar, esa hipótesis se puso en tela de juicio. Periodistas independientes, especialistas forenses y expertos vinculados a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han expresado una y otra vez, y luego de extensas investigaciones, que lo dicho por el gobierno no coincide con lo que ellos encontraron acerca de ese acontecimiento, y de muchos otros.

Giran alrededor de este hecho una gran cantidad de preguntas sin responder, hay detrás de este hecho mucho desconcierto y dolor. “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, fue una de las frases más resonantes desde septiembre de 2014, mes de la desaparición de los estudiantes.

Sin embargo, este hecho es uno más de todos lo que suceden a diario en México. Faltan 43 estudiantes… y muchas más personas.

Las cifras no mienten

Una cifra impactante que corresponde a marzo de 2016. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos reportó que hay una gran cantidad de desapariciones sin resolver desde principios de 2015, y cuantiosos abusos de poder por parte de la policía y las fuerzas armadas.

Pero no solo eso, desde 2006, cuando el presidente Felipe Calderón comenzó a luchar por vencer a los narcotraficantes, han mu