Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La BBC, descubrió que refugiados sirios, entre ellos menores de edad, son explotados en fábricas que producen ropa para reconocidas marcas como Mango, Zara, Marks and Spencer y Asos


Es la dura realidad de decenas de sirios que abandonaron su país huyendo de la guerra y residen en Turquía en condiciones precarias.

Todas las marcas involucradas negaron responsabilidad y señalaron que monitorean cuidadosamente sus cadenas de producción y proveedores.

La investigación también encontró a cuatro menores de edad sirios trabajando en un taller que produce ropa para Marks and Spencer y la cadena Asos.

Refugiados adultos también fueron hallados produciendo ilegalmente en fábricas que confeccionan jeans para las marcas Mango y Zara.

De acuerdo a los testimonios recogidos, estas personas ganan un poco más de US$1 por hora, cifra que está muy por debajo del salario mínimo en Turquía. Un intermediario les realiza los pagos en la calle, casi en la clandestinidad.

Uno de los refugiados le relató los maltratos que reciben en esas fábricas. "Si algo le pasa a un sirio, se deshacen de él como un pedazo de tela".

El trabajador menor en una de las fábricas visitadas tenía 15 años y trabajaba más de 12 horas diarias planchando ropa que después tiene que ser enviada a Reino Unido.

Los tristes sueldos

Mucha ropa se hace ahora en Turquía ya que está cerca de Europa y por ello puede lidiar con pedidos de última hora. Esto permite a los comerciantes tener los nuevos diseños en sus tiendas más rápidamente que si se fabricaran en otros lugares.

Pero Turquía se ha convertido en un lugar difícil para hacer negocios. La explotación laboral en ese país va en aumento después de la llegada de casi tres millones de refugiados sirios.

La mayoría de los recién llegados no tienen permiso de trabajo y muchos de ellos son empleados ilegalmente en la industria textil.

Fuente: BBC Mundo

gifgooglenews