Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

"Cuando la Revolución Islámica (1979) tuvo lugar, mi madre comenzó a ponerse el hiyab (velo islámico) por obligación. Ella nunca creyó en eso. Tenía que llevar ese atuendo durante los calurosos veranos de Juzestán (sudoeste de Irán) [...] Siempre sentí pena por ella y por mis hermanas"


Así describe su rechazo a la obligatoriedad de que las mujeres lleven velo el hombre que protagoniza la imagen que encabeza este artículo. "Recuerdo cuando mi madre salía a comprar y regresaba a la casa, por el calor. Ni siquiera tenía energía para hablar", continúa.

"Yo estaba en contra del hiyab, al igual que mi padre y mis hermanos. Es muy duro salir afuera vestido de esta forma con ese calor. Es indescriptible", agrega el iraní.

Como él, muchos otros hombres decidieron participar esta semana en la campaña promovida por la activista y periodista iraní Masih Alinejad, quien vive en Nueva York, EE.UU., y quiso que los hombres "se solidaricen" c