Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una de las víctimas tenía cuatro meses de edad. El bebé murió junto con sus dos hermanos y otras dos mujeres adultas


La masacre ocurrió el 15 de julio en Ciudad Victoria, Tamaulipas, en el noreste de México. La Fiscalía General del estado dice que fueron asesinados por una banda de narcotráfico.

Pero lo que encendió las alertas es que se trató de la tercera de una serie de seis matanzas similares, ocurridas durante julio en distintas partes del país. Algo inusual incluso para un país donde desde hace una década existe una intensa guerra contra las drogas.

En todos los casos los agresores fueron vinculados a bandas de delincuencia organizada. Y la forma como se cometieron los crímenes fue "brutal", según las autoridades.

Masacrar a familias enteras es una estrategia creciente de carteles de narcotráfico en su lucha por controlar zonas de tráfico. Especialistas creen que es una táctica para amedrentar a grupos rivales, pero también para controlar a las comunidades en los territorios donde operan.

El terror como estrategia les resulta útil, explica el analista de seguridad Alejandro Hope. "Los actos de brutalidad extrema, entre ellos eliminar familias enteras tienen una lógica", dice. "Infunden terror en los rivales, se intimida a la población civil, se genera pánico en las autoridades".

Hasta hace unas décadas una regla respetada entre narcotraficantes era no involucrar a familias en las disputas con sus rivales.

Pero después de que en 2006 el expresidente Felipe Calderón empezó la guerra contra los carteles, la situación cambió.

Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), dice que en los últimos años se crearon tres escenarios:

  • Los ataques de delincuentes contra delincuentes en la disputa por rutas de tráfico o territorios.
  • Agresiones de bandas contra autoridades para evitar su persecución.
  • Ataques de delincuentes contra la población civil, algo que se ha presentado con más frecuencia.

Pero determinar la categoría de las masacres recientes necesita estudios victimológicos que en México no se realizan, explica el investigador.

Fuente: BBC

gifgooglenews