Megacity

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

¿Quién no quiere ganarse la lotería? Conozco personas que llevan décadas comprando lotería semana a semana – se han ganado lo suyo, pero no lo suficiente o tal vez han malgastado sus ganancias, no sé, pero no han dejado de comprar su tiquete semanal. También conozco afortunados que en su primera o segunda compra han ganado

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Con seguridad usted llegó a este artículo porque está buscando a quién señalar de corrupto para hacer valer sus derechos de ciudadano – o tal vez esperando que su nombre no se encuentre en esta líneas, no sé… Y se equivoca del todo: vamos a señalar a una buena cantidad de personas que no han entendido su papel de ciudadanos, de dirigentes, de líderes, de émulos de virtud

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ya se acerca la Semana Santa, y con ella las procesiones por las calles del municipio, la romería de fieles, las celebraciones, y las costumbres que impactan todo el comportamiento: desde el ayuno ¡hasta la parranda! Para nadie es un secreto que en muchas ciudades – y con ocasión de los días festivos, los turistas llegan en masa a acompañar las procesiones. Hace unas décadas sería impensable, en viernes santo, hacer algo distinto a quedarse en casa en silencio. Hoy tenemos festival de teatro, bares abiertos, paseos y celebraciones.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Es muy fácil lanzar improperios” justificados” cuando no se está de acuerdo con alguna situación relevante que cala en la emoción y sentimiento que se convierte en tendencia en la modernidad

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ni el calor más berraco, ni la distancia más larga hizo desfallecer a esta atleta. La suiza Garbielle Andersen en los últimos metros de su maratónica agonía, arrastrando los pies y encalambrada hasta los pelos, muestra la entereza y la dureza de espíritu rodeada de aplausos, lágrimas y palabras de aliento para cruzar la meta. Aunque no quedó en las primeras posiciones fue la más recordada de las olimpiadas del 1984.