Megacity

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Pin It

Hacia finales de marzo empezó la emergencia sanitaria en Colombia, debido al Covid 19 y con ello diversos cambios y aplazamientos de eventos y actividades que grupos o colectivos artísticos venían desarrollando


Entre marzo y abril la zozobra invadió el hecho creativo, se celebró el día mundial del teatro, falleció el maestro Santiago García y en la distancia los grupos inventaron formas para que el día no pasara como los demás. Los entes oficiales acudieron a apoyar a cada artista con alimentos, la incertidumbre siguió aumentando y con ella las deudas de arriendos de salas de teatro y espacios de ensayo de los colectivos teatrales.

A la par, casi como en un intento por no naufragar, algunas redes y grupos colegas empezaron a reunirse (virtualmente) para buscar apoyo, gubernamental, departamental, regional, económico y sobretodo moral. ¿Trabajar mas de 20 años por lograr un espacio cultural para la comunidad y la creación se puede derrumbar en dos o tres meses?

Y apareció la palabra mágica que todo solucionaría, casi como mandamiento para que los colectivos dejaran de insistir en ser escuchados y valorados como tantas otras veces, que fueron tenidos en cuenta para eventos de toda índole. REINVENTARSE, palabra debatida, manoseada y hasta odiada. Así, entre Abril y mayo los colectivos comprenden que en las redes sociales podrían “reinventarse”, surgen magacines, redes, programas, capsulas, foros, en los que entre grupos se comparten, visibilizan los procesos escénicos, de formación y gestión que tengan.

Surgen interrogantes respecto a ¿Cuál es el destino del colectivo teatral? Actualmente varios grupos que no cuentan con espacio propio ven fracturados sus procesos creativos y más cuando desde algunos estímulos o becas se exige la individualidad, por aquello de #mequedoencasa y el discurso del teatro como la posibilidad del trabajo en equipo empieza a desdibujarse.

La cancelación de festivales, giras, estrenos, hasta ensayos no se hizo esperar. ¿Qué pasará con el gremio de colectivos teatrales, sus poéticas, procesos y proyectos? Nos repetimos unos a otros, el teatro siempre ha sobrevivido y lo seguirá haciendo. ¿Es este un aliciente a la falta de políticas públicas y apoyos reales a la figura de ong cultural? Hace unos años muchos hicieron largas filas y tramites ante la Dian para seguir legalmente y con todo en regla, es decir en ese momento si existió el colectivo, corporación, fundación para el estado.

Hoy un subsidio individual minimiza al artista y la invitación a reinventarse es la respuesta.

Igual que muchos gremios, son mas las preguntas que respuestas, pero en este caso en colectivo, por seguir creyendo que el teatro en calles, plazas, salones comunales, salas de teatro y parques devolverá la confianza de la gente en la gente y que en ese momento serán de nuevo tenidos en cuenta para ser parte de la reconstrucción del tejido social.

logogooglenews
Pin It