¿Cuánto vale lo que trae puesto?

¿Cuánto vale lo que trae puesto?

Algo que de una u otra forma inquieta a algunos en la vida universitaria es la forma de vestir y pocos escapan a la zozobra de no pensar en “que diran los demas si me ven puesto la misma chaqueta o cualquier otra prenda repetida en la semana”, pero ya preocuparse por el valor de la ropa sería poner de manifiesto que la intención no es ir explícitamente a prepararse académicamente, sino asistir para lucir prendas costosas y sobresalir ante los demás por el simple hecho de vestir mejor.

¿Podemos juzgar a un joven que pretende mostrar la ropa costosa de los demás solo por diversión?

Es el caso del estudiante de la universidad Javeriana, Juan Pablo García quien en un video en TikTok mostró el costo de las prendas y accesorios en algunas personas pertenecientes a este centro académico.

Después de ver el video varias veces porque en verdad fue necesario hacerlo, intenté ponerme en el lugar del joven no precisamente para juzgarlo o defenderlo, simplemente para hacer el ejercicio tal y como lo pone de manifiesto al entrevistar e ir mostrando la costosa ropa y otros lujos propios de jóvenes cuyos padres tienen facultad monetaria de regalar a sus hijos sin que esto precisamente sea un problema, de modo que lo que hay que tener en cuenta es ¿Cuál es la verdadera intención de hacer esta clase de videos y ejercicios públicos?.

 datatelcMás información clic en la imagen

Fácilmente cualquiera podría caer en el error de malinterpretar lo que el joven Juan Pablo pretende mostrar, pero más allá de valores, costos, accesorios o marcas, sobresale el hecho de dar más importancia a lo que otros ven en uno, que a lo que en realidad evidencia cómo se siente cada quien en un momento determinado, como si sentirse bien no fuera decisión por gusto y aceptación propio, sino por criterio de los demás o en definitiva “por el qué dirán”.

Vestir bien es asunto de cada quien

También y en menor grado, simplemente quienes tienen facilidades económicas se visten costosamente sin tener presente ningún precepto social y sencillamente lo ven como un asunto sin importancia y ya son otras personas quienes se envalentonan saliendose de casillas, descontextualizando y pretendiendo tergiversar la finalidad del ejercicio de mostrar prendas caras en videos públicos y bien podría ser una cosa y otra, solo el autor del video lo dirá.

Y es que situaciones como la anterior quizás sea algo de todos los dias, solo que en estos tiempos, cualquier tipo de actividad expuesta desde lo masivo, fácil, digital y que esté al alcance de la mano y la inmediatez, tiene enormes posibilidades de “viralizarse” al punto de involucrar y expresar diversas opiniones en relación por ejemplo al caso que analizamos anteriormente, por supuesto Juan Pablo recibió toda clase de críticas y aun asi, aunque este tipo de conductas no den para algo penal, claramente deja en evidencia que la gente tiene más miedo al qué dirán y el temor social de ser pre juzgadas por el valor de lo que traen puesto que a las leyes o a su propia auto confianza.

El alto valor de la sencillez

No sé hasta qué punto el valor de la ropa o los accesorios en primera instancia nos define como personas o por el contrario nos marca como gente clasista, francamente no quisiera imaginar cómo sería vivir bajo el ojo ajeno y más aún bajo la pretensión de dar gusto a los demás, pero el “outfit” con el que redacte esta opinión, probablemente no sobrepase ni los $70.000 pesos y eso sumandole el tinto, francamente no creo que Juan Pablo me hubiere entrevistado porque probablemente el valor de mi ropa no este dentro de las expectativas de generar viralidad en relacion a su ejercicio tendencioso.

Como están las cosas, todo parece indicar que por estos tiempos, es más importante el valor de lo que trae puesto cada quien que la persona en sí misma, ojalá la gente simplemente aprenda a conformarse con lo que tiene y sea feliz con ello y si puede conseguir algo más bien y si no pues también porque a fin de cuentas, "no es el mazo, sino como le va en el juego con las cartas que le dieron es lo que verdaderamente importa".

Pin It

Meta buscador: La información universal al alcance de un click: 

 datatelcMás información clic en la imagen

 

Zipaquirá ¿Cómo vamos en servicio de agua?

Los problemas por cuenta de falta y distribución continua de agua son enormes en la capital de la sal, en días pasados, noticias RCN evidenció una problematica que es imposible de tapar: el continuo inconveniente de acceso al agua y los tiempos prolongados que la gente está sin el líquido. Según el mandatario Garcia “Vanti y el tubo tuvieron la culpa” algo que si bien es cierto en algún momento fue verdad, es notable que la mayor parte del tiempo, Zipaquirá se ve afectada en el suministro de agua continuamente sin que el problema venga de Vanti o del tubo. Prácticamente, es la cantidad de licencias de construcción otorgadas mediante empresas que no resienten la situación y en vez de ello, buscan el modo que la administración municipal tenga la excusa y las iniciativas integrales para permitir el crecimiento acelerado afectando el suministro de agua y otorgando licencias sin medir la capacidad de impacto negativo en la población zipaquireña.

Desde el concejo municipal, son varios los concejales opositores y quienes en su momento fueron aliados los que han puesto en el ojo del huracán al mandatario indicando las enormes fallas en su administración y especialmente en el derroche absoluto en el uso de recursos monetarios en lo relacionado con elevar su decaída imagen pública para de un lado, mostrar logros y obras sociales de su gobierno y por otra parte, tener a flote la poca credibilidad en medio de grandes controversias provocadas por decisiones mal direccionadas.

Es por esta y otras razones que es necesario utilizar el retrovisor y junto a hechos y promesas plasmadas en el programa de gobierno de Wilson Garcia en pdf y entregadas a la registraduría nacional del estado civil en 2019, esta sección analizará y verificará con archivo en mano, aciertos, fallas, logros, satisfaccion e insatisfaccion pública tras 3 años de administracion y ejecucion de las promesas de campaña del alcalde Wilson Garcia.

En casi 3 años de gobierno, la alcaldía de Zipaquirá en contextos sociales y bajo la perspectiva de la ciudad de los servicios da mucho de qué hablar, es así como sus habitantes y especialmente los electores del señor Garcia evidencian los hechos buenos y malos que deja esta alcaldía manifestándose en diversos escenarios pero sin lugar a dudas, son las redes sociales quienes para esta época mandan la parada en opinión y libertad de expresión.


draristizabal

 

megbmusicp

 

nectar

 

abogado


Servicio social


alvaro duran

Contacto