Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Parece absurdo, pero es verdad. La sociedad actual no tiene la menor idea de lo que significa gratis. Y no los culpo, porque al que trabaja gratis lo tratan de tonto, el que vende gratis se quiebra, al que toma un servicio o producto gratis, normalmente lo estafan. ¿Entonces qué es gratis?


El diccionario de la Real Academia Española dice que gratuito es un adjetivo que significa “de balde o de gracia”, lo cual nos deja casi en el mismo punto donde empezamos. De balde significa que no tiene coste, mientras que De gracia se refiere a un “Don o favor que se hace sin merecimiento particular” - que es donde me voy a fijar de manera concreta.

Nos engañamos con cada promoción que usa la palabra “gratis”. ¡Empiece a pagar en dos meses! Significa que de todos modos va a pagar esos dos meses. Compre uno y lleve dos no es gratis porque compró uno. Gratis es NO PAGAR – ni quedar debiendo, porque no faltan los avivatos que comen y se van sin pagar (por ejemplo), lo cual no es comer gratis, sino robar comida. Estudiar gratis – no lo es porque a los docentes se les paga con los impuestos, igual que se paga la construcción y el mantenimiento de los establecimientos.

Trabajar sin merecimiento no se trata de trabajar para quien no debería recibir tales servicios, sino ofrecer bienes, productos y servicios sin pedir nada a cambio. Seguramente una empresa o institución podría verse beneficiada de tener al menos un trabajador que no le cueste nada – aunque la ley diga que eso sería esclavitud, pero entra en escena la figura del voluntariado, extendido por todo el mundo. Sin embargo pocos casos de esos se ven hoy en día porque las páginas y redes sociales viven llenas de fotos de agradecimiento que mejoran la imagen y compran seguidores a sus “desinteresados” voluntarios. Los “patrocinadores” de un evento ponen sus logotipos bien visibles – ahí ya tienen su pago – no hay tal patrocinio, o servicio de gracia. ¿Me sigue en el tema o ya se perdió en la sociedad de consumo?

¿Entonces nada escapa al egoísmo humano y la codicia? Casi nada. ¿Por dónde empezar? Por su vecino. No espere semana santa, pascua, ni navidad. Hoy mismo compre pan – harto, y busque los mendigos en su barrio o ciudad. ¿Merecen el pan? Tal vez no porque asaltan, huelen feo, consumen drogas – ¡entonces son los candidatos perfectos! Dele un abrazo, diga algo como “feliz cumpleaños” o lo que le nazca, entregue el pan y váyase antes que le den las gracias. Pasa más o menos lo mismo con la prostituta, el jíbaro, el borracho que golpea a la  mujer – incluso la mujer del borracho que se deja maltratar… no merecen su abrazo, su pan, su comida, su dinero en efectivo, por eso son candidatos a la gratuidad.

Pero no olvide irse pronto – no se quede a ver si se comen el pan, si usan bien el dinero – váyase antes que le agradezcan o que usted caiga en la tentación de cobrar con sus juicios.

¿Subimos de nivel? Trabaje sin cobrar. ¡Ni siquiera el transporte! por un buen tiempo, a cambio de nada. Sea humilde y prudente porque con soberbia estará cobrando. Ponga unas condiciones, aclare cuánto tiempo y en qué funciones va a estar. Pague su propio seguro, su almuerzo. Le aseguro que no le van a creer, van a sospechar de usted, le van a rechazar y hasta le van a “pagar” con ingratitud – mejor, así es más gratis.