Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Como una alternativa a los estereotipados juegos que ofrece el mercado infantil, surge Julieta en la tierra de las niñas. El proyecto es liderado por comunicadoras y científicas de los centros FONDAP CONICYT 


La brecha de género es evidente en una infinidad de temas, pero en disciplinas como la ciencia es especialmente preocupante. Según la UNESCO, la participación femenina en carreras científicas alcanza un 23%. Por otra parte, entre el año 2001 y 2015 un 27% del total de los proyectos Fondecyt fueron adjudicados por mujeres, por nombrar solo algunos datos.

Conscientes de la problemática y teniendo en cuenta que es en la infancia donde se comienzan a dibujar las primeras diferencias entre niños y niñas, un grupo de científicas y comunicadoras de los centros FONDAP CONICYT Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes (CEGA) y del Instituto Milenio de Ecología y Biodiversidad (IEB), lanzaron el concurso Julieta en la tierra de las niñas.

El programa forma parte de Explora Conicyt y consiste en la entrega de un kit científico ilustrado con el personaje Julieta, el cual se entregará a colegio vulnerables de la Regiones Metropolitana y del Bío Bío. Además se podrá acceder al pack a través de un concurso, en el que niñas de 7 a 11 años deberán enviar una pregunta hasta el 19 de mayo sobre alguno de estos tres temas: Clima (lluvia y nubes), Geología (Cordillera de los Andes y rocas) y Biodiversidad (animales y plantas).

El objetivo, comenta la periodista científica y directora del proyecto, Sofía Otero, es despertar la curiosidad científica en niñas a través del juego y la observación en terreno, pero no solo a aquellas que tienen una inclinación por el tema, sino que está pensado para todas las niñas. Dentro del programa, además, están contempladas dos salidas a terreno. 

La iniciativa, cuenta Otero, nace a partir del deseo de hacer algo dedicado a las niñas y de la frustración que sentían al pensar en que la oferta de juegos a los que tanto ellas como sus hijas han tenido acceso no hacen más que perpetuar los roles tradicionales de género. El proyecto, se puede leer en su sitio web, surge como una, “alternativa a los juegos del té y planchado que, por ejemplo, ofrece el mercado, teniendo en cuenta que los juguetes en la infancia tienen un papel determinante en la construcción de roles e identidad”.

Fuente: El Mostrador

gifgooglenews