Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nelson García Torres es docente indígena de básica primaria, desde hace ocho años ha venido transcribiendo cuentos de la comunidad arhuaca para permitir que los niños a quienes da clase a lo largo de la Sierra Nevada de Santa Marta tengan oportunidad de apreciar estos textos en su propia lengua


Es así como al profesor Nelson se le ocurrió hace cinco años la idea de escribir y publicar un libro de cuentos infantiles que permitieran preservar las tradiciones. El primer paso fue darlo a conocer al mamo Camilo Izquierdo y autoridades indígenas, quienes luego de deliberarlo aprobaron con total complacencia el texto final titulado “Narraciones indígenas de la Sierra".

Si bien los pequeños son educados con el castellano como segunda lengua, no existía para ellos ningún libro que les permitiera leer y vivir las historias de su comunidad en su propia lengua. 

Construirlo no fue tarea fácil, se necesitó no solamente la corrección y redacción de Martínez y Gómez, sino del trabajo minucioso del etnolinguista Jesús Mario Girón. Él se fue durante días enteros a convivir con la comunidad y estar al lado del profesor Nelson García para conocer la riqueza de cada sílaba, costumbres y equivalentes que dichas construcciones textuales representaban sobre la realidad de los arhuacos. 
 

El lanzamiento de la publicación se llevó a cabo en la vereda Kantazama, perteneciente al corregimiento de Don Diego en la Sierra Nevada. Más de un centenar de niños de la comunidad estuvieron presentes y expresaron asombro, sorpresa y alegría al poder leer en su propia lengua historias con las que han venido creciendo.

Este es el primer libro de una colección que la casa editorial viene proyectando sobre cuentos infantiles escritos en lengua nativa de algunas comunidades indígenas. Su elaboración tomó varios años y para el profesor García lo más difícil fue seleccionar las historias que serían publicadas y lograr la adaptación de sus equivalentes en el castellano, no solo era traducir palabras sino también emociones inherentes a la condición de ser arhuaco y haberse criado bajo el influjo de la naturaleza en la Sierra Nevada.

Fuente: El Espectador 

gifgooglenews