Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Son muchos los casos de mujeres que en épocas pasadas, debieron hacerse pasar por hombres para acceder a la educación, al trabajo, a una vida que no se les permitía. Uno de los más impactantes es el mito de la Papisa Juana


Disfrazada de hombre, llegó a convertirse en líder de la Iglesia Católica. Según la leyenda, Juana, nacida en el año 822, se interesó por la religión cuando era muy pequeña. Como su padre era monje, Juana pudo estudiar actividades prohibidas para las mujeres en esa época.

Al crecer, comenzó una carrera eclesiástica haciéndose pasar por hombre. Juana pasó a llamarse Juan consiguió empleo como copista. Eso le permitió recorrer monasterios y relacionarse con importantes figuras de la época. 

Lo cierto es que esta mujer finalmente fue elegida Papa. Al poco tiempo surgió algo más que esconder bajo las amplias túnicas: estaba embarazada. 

Sin embargo, Juana desconocía la fecha de parto, dio a luz en medio de una procesión, revelando ante sus fieles su verdadera identidad y perdiendo la vida a causa de ello.

A los miembros de la Iglesia, para no repetir este error se les ocurrió una idea curiosa; fabricaron una silla con un agujero en el centro. El Papa electo se sentaba en ella, mientras un eclesiástico metía la mano en el agujero y comprobaba que el pontífice tuviera todo lo que tenía que tener.

gifgooglenews