Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El continente africano reúne a diferentes tribus y pueblos que han vivido allí por siglos, dando a conocer todo tipo de tradiciones y leyendas. Algunos mitos africanos han logrado pasar de generación en generación y son parte de la historia del continente


El árbol come humanos de Madagascar

Los árboles tienen muchas funciones, para leña, de alimento para las cabras o para hacer botes, entre tantas otras. Se cree que en África los árboles grandes contienen espíritus y que si se mantienen felices pueden proteger a los pescadores.

Pero en Madagascar existe la leyenda de un árbol que utiliza sus ramas para atrapar personas y tragarlas enteras. Se dice que los familiares y seres queridos podían escuchar a la persona despedirse con una canción y que para salvarla debían pagar una cuota al pájaro carpintero que era el único capaz de liberarla.

El regreso de la muerte

Otra leyenda es la de la tribu Yoruba de Nigeria. Se creía que los miembros de la tribu que morían, regresaban en forma de recién nacidos. Para determinar quién era el recién nacido se fijaban en la apariencia ya que debía ser similar a la anterior vida.

También la leyenda cuenta que antes de morir el espíritu de la persona visita a su familia en sus sueños para contarle de la muerte, la cual sentirán como una presencia frìa aún a la distancia.

El fantasma en busca de venganza

Otra famosa tribu es la tribu Kikuyu del Monte Kenia. Y según la leyenda, en la tribu se cree que el espíritu de una persona puede ser algo terrible. Se dice que luego de la muerte el espíritu llamado Ngoma se convierte en fantasma y si la persona fue asesinada, el fantasma perseguirá al asesino.

La teoría de los elefantes

Los elefantes son muy comunes en África y todos reconocen su gran inteligencia. Tanto así que para la tribu Kamba de Kenia los elefantes se tienen que haber originado de los hombres.

Su creencia se basa en la historia de un hombre muy pobre que fue a visitar a Ivonyia-Ngia (“Aquél que se alimenta de los pobres) para pedirle que aliviara sus problemas. Al hombre le ofrece ganado y ovejas, pero él rechaza la oferta y le pide que le diga el secreto para convertirse en un hombre rico.

Como respuesta el Ivonyia-Ngia  le da un frasco de ungüento y le dice que lo aplique en el diente canino de su mujer para que cuando crezca puedan venderlo en el pueblo.

Pero cuando crece, la mujer se rehúsa a que su esposo se lo saque y crece en tamaño hasta convertirse en elefante. Ella se va a vivir al bosque y su esposo la visita pero ella se rehúsa a volver. En el curso del tiempo tiene varios hijos elefantes que forman la primera manada