Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Todos sabemos que se puede vivir sin apéndice; de hecho, no es clara cuál es su función exactamente (si es que aún la tiene). Sabemos, también, que una persona puede perfectamente vivir sin amígdalas, por ejemplo, o sin una de sus extremidades


Hay muchas partes del cuerpo sin las cuales podríamos vivir; con algunas dificultades, sí, pero vivir al fin.

Órganos sexuales y reproductivos

Los ovarios y el útero de las mujeres y los testículos y la próstata de los hombres son órganos fundamentales para la reproducción sexual, pero no son indispensables para la vida.

Vivir sin alguno de esos órganos puede causar dificultades, sobre todo desde el punto de vista hormonal, pero nadie muere ni queda convaleciente si debe prescindir de alguno de ellos.

Bazo y vesícula

¿Sabes cuál es la función de estos órganos? El bazo se encarga de destruir los glóbulos rojos viejos, producir algunos nuevos y mantener una reserva de sangre. Por su parte, la vesícula se encarga de almacenar y concentrar la bilissecretada por el hígado hasta ser requerida por el proceso de la digestión.

Ambos órganos son importantes y es bueno mantenerlos sanos, pero no son indispensables para la vida. Remover el bazo por causas médicas puede conducir a cierta deficiencia inmunitaria que se puede controlar completamente con medicamentos. Remover la vesícula tampoco presenta grandes trastornos, aunque algunas personas padecen diarrea e hinchazón tras consumir comida picante o grasosa.

¿Qué sucede con los órganos vitales?

Los órganos vitales son, justamente, vitales. No podemos vivir sin ellos, aunque algunos pueden ser parcialmente removidos manteniendo sus funciones más o menos intactas.

Es el caso de pulmones, riñones, hígado, vejiga y cerebro. Se puede vivir con solo una parte de estos órganos, pero sin dudas se trata de una operación mucho más riesgosa además de generar muchísimas más complicaciones y deficiencias posteriores.

Se puede remover una porción de un pulmón, o incluso todo uno entero, ya sea porque padece alguna patología o infección o se necesite hacer una donación en vida. También se puede remover un riñón sin que esto implique un riesgo considerable para la vida, aunque, obviamente, no es lo ideal.

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana