Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A mediados de la década de 1990, el etnobotánico y especialista en sustancias psicoactivas Terence McKenna, presentó una particular teoría sobre la evolución humana


Según McKenna, habría sido el consumo de hongos de psilocibina en las llanuras africanas, el que disparó el desarrollo del neurocórtex en los homínidos hace 50 mil años, haciendo aparecer en un corto período de tiempo capacidades lingüísticas y filosóficas en su cerebro.

El etnobotánico afirmaba que las danzas rituales y el sexo grupal, disparados por el consumo de esta poderosa sustancia, habrían despertado la conciencia mística y artística de estos antepasados humanos, significando un salto evolutivo sustancial.

Aunque numerosos científicos se encargaron de desestimar esta curiosa hipótesis, nuevos hallazgos arqueológicos parecen indicar que ciertamente el consumo de “hongos mágicos” era corriente en la Edad de Piedra. Se han encontrado filamentos de hongos petrificados en los dientes de mujeres que vivieron hace casi 19 mil años. Además, pinturas halladas en cuevas neolíticas y de la Edad de Bronce parecen representar al hongo que contiene la psilocibina.

gifgooglenews