Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En Colombia se celebra el Día de la Mujer Colombiana todos los 14 de noviembre, además del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo


La muerte de Policarpa Salavarrieta es la escena más recordada de su vida. La historia de esta mujer del siglo XIX de la que se sigue hablando hoy y que en Colombia consideran una heroína.

 

De hecho, aquí se celebra el Día de la Mujer Colombiana todos los 14 de noviembre, además del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo.

La fecha corresponde con la de la muerte, hace 199 años, de Policarpa Salavarrieta, la mujer más reconocida de la historia de la independencia del país.

La celebración es ley: en 1967, año del sesquicentenario de su muerte, el Congreso colombiano aprobó una norma para tal fin. En el texto de la norma los legisladores la llaman “heroína nacional”.

"Sabed que no llevo a la tumba otro pesar que no sea ver la destrucción de la tiranía y el establecimiento de las banderas de la independencia". Palabras de Policarpa antes de ser fusilada (tomadas del libro “Palabra Colombiana”, de Daniel Mitchell)

La escena más recordada de la vida de esta mujer es la de sus últimos minutos.

Fue representada en una producción televisiva, las palabras que pronunció entonces han sido impresas incansablemente (reproducidas aquí, a lo largo de esta nota) y se encuentran rodeando el monumento dedicado a ella en Bogotá.

Policarpa fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento por espionaje.

Su origen

No está claro exactamente cuándo nació ella (las fechas van desde 1791 hasta 1796) ni donde (hay quienes dicen Tolima, hay quienes dicen Bogotá, hay quienes dicen Guaduas).

Sí se sabe que creció en Guaduas, departamento de Cundinamarca, pueblo que que se encuentra al noroeste de Bogotá.

Creció allí en el seno de una familia de buen pasar. Como esa población era paso de viajeros entre Santafé (así se llamaba entonces Bogotá) y Cartagena en el Caribe, por allí circulaba mucha información de lo que ocurría en el país, explican Isabel Borja Alarcón y Alfonso López Vega en el libro “Policarpa Salavarrieta: una mujer en la guerra”.

Fueron varios los nombres que recibió, cuentan también los autores. Polonia, Policarpa, Pola (sería diminutivo de Apolinaria o apócope de Policarpa), Gregoria, María Policarpa, Gregoria Apolinaria, Polycarpa. No sólo le dieron muchos nombres, sino que su nombre dio para mucho.

“José Joaquín Monsalve, uno de sus compañeros de prisión, creó el (siguiente) anagrama”: ‘Yace por salvar la patria’“, dicen Borja Alarcón y López Vega. Al cambiar de orden las letras se lee: “Polycarpa Salavarrieta”.

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana