Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La rapidez con la que los nazis tomaron el poder en Alemania y conquistaron Europa ha dado lugar a varias teorías, algunas verdaderamente estrafalarias


Aprendieron técnicas alienígenas: En 1936, un platillo volador habría caído en un bosque cerca de la ciudad sajona de Frieberg. La especulación señala que los ingenieros nazis desarmaron la nave e hicieron un aprendizaje tecnológico a la inversa.

Crearon una sustancia antigravedad: El escritor polaco Igor Witkowski afirma haber tenido acceso a documentos oficiales de las SS nazis respecto a un arma de alto secreto. El arma guardada en una instalación militar era una sustancia anti gravedad llamada Xerum 525, con la que los nazis pensaban echar a andar una super máquina.

Cazaron reliquias supuestamente poderosas: Heinrich Himmler fundó en 1935 el Ahnenerbe, un instituto dirigido a investigar las causas de la supuesta superioridad de la raza aria. Se afirma que Himmler buscó con insistencia el Santo Grial, el Arca de la Alianza y otros artefactos presuntamente poderosos.

Crearon una super nave: En 1942, los nazis habrían desarrollado un prototipo de una nave capaz de vencer la gravedad. Supuestamente, viajaba a 17000 kilómetros por hora, con unaautonomía de vuelo de 55 horas.

Buscaron a la raza superior en la Antártida: Los nazis establecieron una base en la Antártida para asegurar el suministro de los productos industriales derivados de la ballena. Otra versión señala que en verdad montaron la base para entrar a la «Tierra Interna», supuesto hogar subterráneo de sus superiores antepasados.

Hitler escapó a Sudamérica: Es la más verosímil de las hipótesis y cada mes surge un reportaje, un libro o unaproducción televisiva afirmando tener la «prueba definitiva» de que Hitler escapó a América del Sur.

Hitler pactó con el diablo: Un amigo de la infancia de Hitler dijo que cuando se refería a sus planes para Alemania y el mundo parecía que hablaba otra persona. El historiador Hermann Rauschning señaló que cuando Hitler entraba en trance durante sus discursos, quienes hablaban eran los malos espíritus.

gifgooglenews