Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La mujer sin lugar a dudas ha sido epicentro de miles de  combates en el mundo, pues se convierte en territorio de nadie y a su vez en campo de batalla.


La guerra por su parte, es la capacidad de causar dolor  y doblegar la voluntad en este caso del más débil, es así como la mujer se convierte en blanco perfecto para vulnerar comunidades enteras, pues son  ellas quienes concentran la fuerza vital y armonía de un pueblo, de este modo al ser violentadas destruyen a su alrededor no solo la fuerza masculina, sino todo lo que circunda en ellas como la maternidad, trabajo y hogar.

Son las mujeres condenadas a sobrevivir en medio de la violencia para cuidar de los suyos,  asegurar  alimentación de sus hijos, llorar a los que mueren y finalmente esperar a los desaparecidos. Es así como se convierten  en únicos testigos de la crueldad.

Por otra parte, la Corporación Inconsciente Colectivo pone en manifiesto su obra “Sandalias de Esparto”  la cual a través de “Las trece rosas” -el nombre colectivo que se le dio a un grupo de trece jóvenes, la mitad de ellas miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas(JSU), fusiladas por el régimen franquista en Madrid, el 5 de agosto de 1939- exponen el papel de la mujer en territorio de guerra, con distintos puntos de vista de las protagonistas y víctimas de la violencia, con motivaciones, sueños, y fracasos que ellas anudan mientras están encerradas.

</