Ciudadano denuncia amenaza telefónica por parte del alcalde de Zipaquirá

Ciudadano denuncia amenaza telefónica por parte del alcalde de Zipaquirá

En medio de un cacerolazo pacífico llevado a cabo en el barrio Algarra III, el habitante zipaquireño hace esta preocupante denuncia en video ante medios de comunicación locales


El pasado domingo 20 de marzo, Diego Oliveros es quien hace esta grave denuncia publicando una captura de pantalla que evidencia 2 llamadas entrantes del alcalde Wilson García, según Oliveros, el mandatario prácticamente le hizo saber que su protesta incitaba a la violencia y que no podía realizar este tipo de iniciativas públicas evitando así un derecho que todo ciudadano tiene a la protesta pacífica.

 

Lea: Cacerolazo en barrio de Zipaquirá por deficiencias en suministro de agua potable

El Señor Oliveros además expresa su indignación ante la presencia de 2 patrullas que previamente el alcalde indicó en la llamada iba a enviarle si continuaba el cacerolazo “las patrullas aparecen en este acto público pero no aparecen cuando se les llama por casos más delicados” añade Oliveros.

La protesta encabezada por Diego, buscaba manifestar el inconformismo colectivo al que están sometidos continuamente los habitantes de Zipaquirá especialmente el barrio Algarra III los cuales indican que el servicio de agua prácticamente es inoperante, retiran el suministro de agua potable los fines de semana durante la mayor parte del día, una situación que según el señor Oliveros en representación de los habitantes ya es insoportable.

Además: "Ya Zipaquirá no necesita piscinas las tienen todas en la vía de la Fuente": Concejal Ronald Ortiz

Cortesia CDC

Nunca había visto que un alcalde llamara a un ciudadano para increpar, me sentí amenazado, me estoy asesorando en esta situación comenta el señor Oliveros.

Amenazas por un lado y convivencia por otro

Es paradójicamente notable y vergonzoso que ante esta lamentable situación, el alcalde Wilson García a través de la Fanpage de la alcaldía municipal invite a los ciudadanos a jornadas de convivencia y conciliación de conflictos cuando el primer mandatario llama al ciudadano Oliveros para según este amenazar, constreñir y oponerse al libre derecho de la protesta que para este caso, la actividad no representó ningún hecho de violencia y tampoco se realizaron daños que ameritan la intervención de la fuerza pública al tratarse de un cacerolazo que evidentemente muestra un problema crítico y que a todas luces afecta a gran parte de la ciudadanía zipaquireña: baja o nula presión del agua, periodos de largo tiempo sin agua y sobretodo, excusas que llevan años con esta problematica y se acrecentan conforme la expansion urbana es permitida al conceder gran cantidad de licencias sin tener presente la cobertura de servicios basicos.

Reacciones de los zipaquireños 

Pin It


 

megbmusicp

 

nectar

 

abogado