Megacity

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
  • Elegía a sus víctimas de sexo masculino, entre 14 y 17 años de edad, pertenecientes a familias de escasos recursos económicos
  • Se trata de José Apolonio Cuevas, quien estaría vinculado en, por lo menos, once casos de abuso sexual contra menores de edad

La Policía Nacional capturó en Bogotá a alias ‘Polo’, presunto abusador sexual de menores de edad que frecuentaba plazas de mercado de Nemocón, Cogua y Zipaquirá

El señalado trabajaba cargando bultos en plazas de mercado de varios municipios de Cundinamarca.

Al respecto Julio González, director de protección y servicios especiales, señaló que “durante su tránsito por zona rural, que duraba aproximadamente dos o tres horas, comentaba temas con respecto a su familia para generar ese proceso de confianza del menor hacia él”.

Investigaciones y seguimientos adelantados durante los tres últimos meses por la Policía Nacional, en labor conjunta con la Fiscalía General de la Nación, permitieron la captura del sospechoso, quien estaría relacionado con almenos 11 casos de abuso sexual contra menores de edad.

Las indagaciones, a cargo de la Seccional de Investigación Criminal DIPRO y la  Unidad Básica de Investigación de Cundinamarca, determinaron que Cuevas, al parecer, acudía a las plazas de mercado de las mencionadas poblaciones, donde trabajaba como cotero, y allí elegía a sus víctimas de sexo masculino, entre 14 y 17 años de edad, pertenecientes a familias de escasos recursos económicos.

Evidencias recaudadas por los uniformados indican que ‘Polo’, también conocido como ‘El Monstruo de Nemocón’, abordaba a los menores de edad y les ofrecía falsas promesas de trabajo como ayudantes en oficios varios, en veredas aledañas a las poblaciones.

Los jóvenes a los que lograba convencer se marchaban con él caminando o a bordo de buses intermunicipales con destino al supuesto lugar de trabajo, que en realidad era su propia residencia, situada en la vereda Patio Bonito, de Nemocón.

Durante los recorridos, que podían extenderse a caminatas de más de 10 kilómetros en algunos de los casos, el presunto abusador serial se ganaba la confianza de sus víctimas.

Incluso, se estudian informaciones, según las cuales, Cuevas les suministraba estupefacientes a sus víctimas para dejarlas en estado de indefensión.

 

mcp

Pin It