nectarsidebar

comunicadomegacityp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
  • El próximo 27 de agosto se entregará a la actriz Amparo Grisales las llaves de la ciudad
  • Comunidad se manifiesta en redes, consideran que la actriz no es la persona indicada para este homenaje
  • También será nombrada embajadora de honor de la Catedral de Sal

A través de las cuentas oficiales de Catedral de Sal se ha anunciado que el próximo 27 de agosto la actriz Amparo Grisales reconocida por su labor actoral y gloria de la televisión y el cine colombiano, se le entregaran las llaves de la ciudad, de igual manera será nombrada embajadora de honor de Catedral de Sal.

grisales1Comunidad inconforme por esta decisión

Las manifestaciones, críticas e insatisfacción de los zipaquireños a través de redes sociales no se han hecho esperar, pues consideran que en el municipio existen personalidades con mucho más conocimiento sobre nuestro territorio y de gran importancia artística, cultural, política y deportiva que deberían tener el honor de ser embajadores de la Primera Maravilla de Colombia.

Si bien la actriz sin lugar a dudas se ha destacado por su labor actoral, muchos de los ciudadanos del municipio consideran que esta mención debe entregársele a un zipaquireño o un personaje que haya contribuido en el desarrollo de la ciudad.

Catedral de Sal orgullo para la ciudad salinera de Colombia

La catedral de Sal es considerada como uno de los logros arquitectónicos y artísticos más notables de la arquitectura colombiana, otorgándosele incluso el título de joya arquitectónica de la modernidad. La importancia de la Catedral, radica en su valor como patrimonio cultural, religioso y ambiental.

En 2007 mediante un concurso para elegir las 7 Maravillas de Colombia; la Catedral de Sal obtuvo la mayor votación; convirtiéndola en la Maravilla No.1 de Colombia  y propuesta entre las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Pero su importancia no solo radica en su atractivo turístico, para muchos residentes de la ciudad es orgullo por su belleza y aún más por el desarrollo  económico, social y cultural que ha forjado en Zipaquirá.