Sábado 23 Septiembre 2017

Animales silvestres y palmas de cera, en riesgo por Semana Santa

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

'Reconcíliate con La Naturaleza' es la iniciativa que pretende educar a las comunidades para evitar que con esta celebración se pongan en riesgo el loro orejiamarillo y la palma de cera


Con un llamado a la reflexión y la concientización por evitar el tráfico de especies de fauna y flora silvestre en la Semana Mayor, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca-CAR en un trabajo interinstitucional con Secretaría de Ambiente del Bogotá, la Policía Nacional, Fundación PROAVES, la Arquidiócesis de Bogotá, entre otras entidades, impulsan la campaña Reconcíliate con la Naturaleza, donde se busca invitar a la ciudadanía a cuidar los recursos naturales y a denunciar cualquier actividad que atente contra ellos, ya sea el comercio, tráfico y transporte de especies como loros, pericos, tortugas Morrocoy, palmas de cera y vino, que se ven amenazadas por prácticas religiosas y culturales durante esta época del año.

Para ello, se reforzarán operativos de control y jornadas pedagógicas y sensibilización en diferentes municipios de la jurisdicción CAR. La Corporación invertirá más de 296 millones de pesos en equipos y elementos como cámaras de seguridad y GPS, que serán entregados para facilitar el trabajo de las autoridades.

Entre las consecuencias del tráfico de fauna silvestre, está la afectación en el ecosistema, la muerte del animal, la extinción de las especies, la promoción de la ilegalidad y el bienestar de los animales.

Durante 2016, la Corporación recuperó 236 individuos de fauna silvestre (Tortugas Morrocoy, Loros, Pericos y Boas), que son algunas de las especies amenazadas por tráfico de fauna durante Semana Santa.

Especies amenazadas

Palma de Cera del Quindío (Ceroxylum quindiuense): Árbol nacional de Colombia, que crece en las altas montañas de nuestro país especialmente en los bosques de niebla; como otras de su tipo, toma su nombre del hecho de que su tallo está recubierto de cera para protegerse de insectos y hongos.

De todas las palmas que existen en el mundo ésta es la que crece a mayor altura sobre el nivel del mar y al mismo tiempo es la más alta (mide hasta sesenta metros). Vive cien años aproximadamente. Debido a la tala para utilizar su madera y para tejer con sus hojas los ramos de Semana Santa, se encuentra en peligro de extinción. 

Palmas.Según datos suministrados por la Secretaría Distrital de Ambiente (antes DAMA), para el caso colombiano, las palmas más amenazadas son la Palma de Cera (Ceroxylon sasaimae) y la Palma de Vino (Ceroxylon alpinum); las dos ubicadas en zona cafetera y representadas por una pequeña población de individuos. 

La totalidad de las hojas de palma que se comercializan en Bogotá, corresponden la palma Attalea butyraceae, conocida popularmente como Palma Real o Palma de Vino, y provienen de aprovechamientos realizados en el departamento de Cundinamarca, en cercanías a poblaciones como Nilo, Villeta, Yacopí, Villarrica y Girardot.

A la misma devastación a que fue sometida la Palma de Cera en su tiempo, hoy es sometida la Palma de Vino, viéndose, año tras año, disminuidos los relictos de dichas palmas, hasta tal punto que expertos en palmas, como Gloria Galeano, del Instituto de Ciencias Naturales, en el año 1998 llamaron la atención en que de no hacerse un aprovechamiento racional de la Palma de Vino, dentro de poco estaría en la lista de especies amenazadas; hecho que después de nueve años puede estar ocurriendo, y que quizá el país desconoce por falta de estudios  técnicos sobre la dinámica poblacional de esta especie.

Loro Orejiamarillo:Es una especie que aún se encuentra en peligro crítico de extinción, y que se caracteriza por su tamaño mediano, plumaje verde, lados de la cabeza y frente amarillos y centro de la cola es rojo. Es endémica de Ecuador y Colombia pero en la actualidad sólo sobrevive en Colombia; sus poblaciones se encuentran en el Tolima y Antioquia.  

Águilas "cuaresmeras"

Gavilán de Swainson (Buteo swainsoni). Es una especie igratoria que se reproduce en el centro y centro-occidente de Norteamérica, incluyendo sur de Canadá, Estados Unidos y norte de México. Pasa el invierno en Argentina y Uruguay. Transita por Colombia entre septiembre y finales de noviembre, y entre febrero y marzo. Aunque no está considerada aún en peligro de extinción, su población está disminuyendo en algunas regiones a causa, principalmente, de pérdida de su hábitat (bosques). 

Gavilán de alas anchas (Buteo platypterus): Es una especie migratoria que se reproduce en el sur de Canadá y en Estados Unidos y que pasa el invierno en Centro y Suramérica, hasta Brasil y Bolivia. No está clasificada como amenazada, pero se sabe que mueren muchos individuos durante la migración. Vuelan desde muy lejos, y en Colombia son atacados a tiros, en la Cuaresma, en el departamento del Tolima, o capturados. 

Todos los años, cuando el invierno y la nieve se acercan al Norte de nuestro continente, los Gavilanes de Swainson y Gavilanes de alas anchas deben migrar hacia el sur para no morir de hambre ni de frío. 

Estas majestuosas voladoras, que aprovechan las corrientes de aire caliente para avanzar en el día sobre Estados Unidos, México, toda Centroamérica y parte de Suramérica, pueden llegar hasta Argentina.

A su regreso, pasan por el Cañón del río Combeima y regiones aledañas del Tolima, en la época de la Cuaresma, y por eso se les llama "águilas cuaresmeras". Sin embargo, las que han podido sobrevivir a un viaje tan agotador y lleno de peligros, son atacadas por los cazadores en dicha región, como una tradición cultural. Se les dispara con caucheras o con rifles -en algunos casos para utilizar sus patas como amuletos-, o se les trata de retener como mascotas, y así nunca pueden volver al territorio donde nacieron a dar origen a otras grandiosas águilas, y después de un tiempo mueren. Estas especies comen animales que son dañinos para la agricultura, como los ratones, y por lo tanto son benéficas para el ser humano, además de ser muy hermosas.  

Tortuga Icotea: Es exclusiva de Colombia y el oeste de Venezuela. Millares de ejemplares son sacrificados para consumo humano en la Costa Atlántica de Colombia, durante la época de cuaresma (periodo reproductivo). Sumando la comercialización de mascotas y degradación y pérdida del hábitat, la especie ha sido considerada dentro de la categoría Casi Amenazada (NT) por la Uicn.   

Iguana: Se distribuye en Centro y Suramérica. La Semana Santa representa la época de mayor riesgo de la especie, debido a que coincide con la época reproductiva. En la costa Caribe es sobreexplotada por la carne y los huevos, a los cuales atribuyen propiedades inexistentes. Algunas poblaciones han desaparecido del territorio nacional y otras podrían correr la misma suerte si su comercio no se regula y controla.

 

Otros articulos

En alianza con:

publision

Vive buenos momentos con:

nectarsidebar