nectarportadainicio

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La homofobia es generalizada en Chechenia. Sin embargo, en las últimas semanas han surgido informes de una "purga" de homosexuales en esa república del Cáucaso, parte de la Federación Rusa


Dichos informes denuncian redadas y detenciones en prisiones secretas que algunos definen como "campos de concentración para homosexuales" donde personas gay -o simplemente percibidas como gay- son golpeadas, torturadas, en unos casos hasta muertas y desaparecidas.

El gobierno checheno negó los reportes tildándolos de "mentiras", asegurando que en esa república no existen homosexuales. La noticia fue inicialmente reportada por la periodista Elena Milashina del diario de oposición ruso Novaya Gazeta.

"Conocemos de cuatro prisiones secretas. Dos se encuentran en Grozny, la capital chechena, y hay una en Argún -que fue la primera que identificamos- donde tenían detenidas a personas LGBT, donde las golpeaban, torturaban y asesinaban", le dijo Milashina al programa Victoria Derbyshire de la BBC.

Según la periodista hay una campaña en la que más de 100 hombres gay han sido arrestados por las autoridades. De algunos de ellos no se tiene noticia y no se sabe si es que están escondidos, presos o muertos.

Milashina señaló a la BBC que empezaron a investigar hace unas cuatro semanas pero que tuvieron dificultades por la represión del gobierno en Chechenia y porque la comunidad LGBT de ese país es muy hermética para protegerse de las autoridades.

Emboscada

Ahora, sin embargo, el testimonio a un diario británico de unas de las víctimas reafirma las denuncias. "Adam (un nombre ficticio para proteger su identidad) describió al diario The Guardian como había sido citado por un conocido a un lugar de reunión.

Era una emboscada. Había seis personas esperándolo, algunos en uniforme, gritándole que sabían que era gay. Lo metieron en una furgoneta y se lo llevaron a un centro de detención donde había otros hombres encerrados.

Los informes dicen que había hasta 30 detenidos en una celda, durmiendo sobre el piso de concreto.

"Diferentes personas entraban y tomaban turnos golpeándonos. Algunas veces traían a otros reclusos a quienes les decían que éramos gay y les ordenaban que nos dieran una paliza", le dijo Adam a The Guardian.

"Nos llamaban animales, inhumanos, nos decían que íbamos a morir allí".

"Matanzas de honor"

Tras varios días, Adam y otros de los hombres fueron liberados pero puestos en manos de sus familias a quienes les anunciaron: "Su hijo es un maricón. Hagan lo que tienen que hacer con él",

La situación resultó casi igual de difícil pues, como contó Adam al diario, él no le había revelado a sus padres que era gay.

La profundamente tradicional sociedad chechena está basada en fuertes códigos familiares, lealtad a clanes y a la religión islámica. Tener un pariente gay es una mancha que se extiende a toda la familia.

Svetalana Zakharova, de la Red LGBT de Rusia, una organización de apoyo que abrió una línea telefónica para ayudar a las víctimas, dijo a la BBC que los detenidos son devueltos a sus familias en espera de que ellas mismas los maten.

"Las matanzas de honor en Chechenia son reales", aseguró la activista. "Aunque los detenidos hayan logrado escapar, todavía tienen mucho miedo, todavía temen por sus vidas".

Esos temores no son en vano, el mismo gobierno checheno no sólo reprime toda actividad gay sino que fomenta la violencia familiar contra sus propios hijos pa